CARTA DEL ADMINISTRADOR 

    

Durante los años que ejerzo esta profesión, al frente de Gestión y Administración de Fincas de Linares S.L., me gustaría agradecer a mis clientes, la fidelidad y confianza depositada en nuestro equipo. 

En ese tiempo hemos conseguido sentir la satisfacción de estar trabajando duro para conseguir los objetivos que en esta profesión me propuse, ser ágiles en la resolución de incidencias, gestionar con total transparencia y una atención al cliente inmejorable.

En este emocionante recorrido profesional, no han faltado momentos de incertidumbre por la situación que actualmente vivimos y que nos afecta a todos. Momentos en los que hemos luchado con todas las herramientas a nuestro alcance para continuar trabajando, defendiendo los intereses de nuestros vecinos y acompañando a nuestros clientes en la ardua tarea de ser presidentes de sus comunidades, logrando con nuestra experiencia resolver los problemas que acontecen, con una gestión clara y una comunicación directa con los comuneros.

Muchas son las comunidades que administramos en la actualidad en esta ciudad, donde nuestra prioridad es ser eficaces y cercanos a nuestros vecinos, motivo por el cual decidí emprender esta profesión tan particular, para asesorar con nuestra experiencia y profesionalidad a los vecinos de nuestra ciudad.

Es obligatorio hacer mención sobre las reuniones de vecinos, celebrándose a última hora de la tarde, cuando la mayoría de los vecinos ya han terminado una larga jornada de trabajo y aun así, asisten a la reunión con gran paciencia y alta participación, fomentando así el entendimiento entre los propietarios, siendo fundamentales para un correcto funcionamiento de la comunidad.

Para todo ello la formación continua de nuestro equipo ha sido nuestra prioridad, pues considero que son pilares básicos de la cualificación profesional y el modo más idóneo de garantizar los derechos de nuestros clientes, sin duda alguna nuestra prioridad profesional es ser los más preparados y eficaces.

Todo ello afianza mi dedicación a esta profesión, a la cual me entrego a diario con verdadera pasión, poniendo alma, corazón y vida en el empeño de hacer una gran labor social y un impecable trabajo.

 

Para finalizar, quiero dar las gracias a todos por todo.

Dª. Rosa Cabello Urbano

    Administradora Colegiada nº38.006.